Nosotros | Café Central Madrid

Café Central Madrid

Nosotros

MÁS DE TREINTA Y SEIS AÑOS DE CAFÉ CENTRAL MADRID



El 12 de agosto de 2018 el Café Central cumplió 36 años de conciertos diarios, más de 13.000 conciertos, más de un millón de asistentes. Hace un poco más de 36 años que unos “jóvenes” amigos alquilamos un hermoso local con grandes ventanales a la Plaza del Ángel que había sido una de las mejores tiendas de Madrid de cristales, marcos, espejos, vidrieras… del siglo pasado (abrió en 1908 y en 1981 cerraron su actividad). Lo primero que decidimos fue dónde había de ponerse el escenario -tarima, mejor dicho- donde los músicos actuarían.

Nuestra apuesta ha sido siempre la calidad, porque pensamos que solo la calidad nos puede otorgar el apoyo de un público que, si confía en nuestro “principio”, se mostrará propicio a aceptar las “novedades” que podemos proponerle periódicamente.

A lo largo de estos 36 años hemos visto crecer y crecer a muchos músicos, algunos se han hecho realmente grandes desde aquellas primeras veces en que subieron, nerviosos, a nuestra tarima. Tras más de 1.870 semanas de conciertos, se agradecerá que no haga una relación exhaustiva de todos los grupos que han actuado.




En 1988 decidimos dar un salto cualitativo y empezamos a traer a verdaderas “figuras” del jazz internacional empezando por aquellas dos semanas inolvidables con el George Adams-Don Pullen Quartet, hemos tenido el honor de disfrutar sobre nuestra tarima de verdaderos genios de la música del siglo XX, algunos lamentablemente desaparecidos como Tete Montoliu, George Adams, Don Pullen, Art Farmer, Tal Farlow, Jeanne Lee, Lou Bennett, Mal Waldron, Sam Rivers, Stephen Franckevich … y otros a quienes el siglo XXI aún les traerá muchos y merecidos aplausos, triunfos y discos como Randy Weston, Barry Harris, Ben Sidran, Chano Domínguez, Pedro Iturralde, Jorge Pardo, Lee Konitz, Lew Tabackin, George Cables, Antonio Serrano, Concha Buika, Ernie Watts… semanas y semanas de música admirable.

Todos los estilos del jazz, todas las fusiones posibles, todas las variantes de la música tienen cabida, tienen un tiempo y un espacio sobre nuestra tarima, la única condición es la calidad. Eso en lo que se refiere al jazz.

En el mes de febrero del 1991, la prestigiosa revista británica WIRE, hacía una lista de los mejores clubes de jazz europeos y el Café Central figuraba en octavo lugar… Desde 2002, la prestigiosa revista de jazz americana Down Beat, publica una lista con los 100 (150 después) sitios para escuchar jazz en el mundo: en ella figura el Café Central, el único club de España que sale… ya se sabe lo caprichosas que son las listas, que si los que están, que si los que son… bueno, sí, pero nos llena de satisfacción y de orgullo que se acuerden de nosotros, sobre todo para ponernos tan bien. En el año 2005 la Academia de la Música otorgó el Premio a la Difusión de la Música al Café Central de Madrid y al Harlem de Barcelona. En el 2016, el diario británico The Guardian nos incluyó en su lista de 10 mejores clubes de jazz de Europa.

El Café Central ha servido de plataforma cultural para diversas actividades, como tertulias literarias, encuentro de fotógrafos, ilustradores y, sobre todo, se han grabado discos. En 2001 Ingo Música y el sello propio del Café Central editaron una caja con cinco discos grabados en el Central (Antonio Serrano & Joshua Edelman Trío, Fuasi & Ensamble, Horacio Icasto, Larry Martin Band, y Miguel Ángel Chastang). Para celebrar los cien conciertos en el Central, Ben Sidran grabó Cien noches, Nardis 2008. En el 2012 Coque Malla graba su homenaje a Rubén Blades, también en el 2012 Albert Sanz graba junto a Al Foster y Javier Colina su disco For regulars only. En el 2014 Javier Krahe publicó el que sería su último disco En el Café Central, 18 Chulos Records.

Pero no solo de jazz se han alimentado las emociones del público de los conciertos del Central. Hemos querido estar abiertos Hemos querido estar abiertos a diferentes estilos, pero igualmente grandes y con esa actitud ha recibido a cantantes populares de la calidad de María del Mar Bonet, Javier Krahe, Javier Ruibal, Martirio, Eliseo Parra, Ruper Ordorika, Lucrecia, Zenet, Natalia Dicenta, Guinga, Fátima Guedes… e, incluso otros géneros como el Ensamble Nuevo Tango, Ara Malikian, José Antonio Ramos, o aquel Roce de las Almas, que acercaba el mundo del flamenco y del fado. Todos, jazz y no jazz, hacen que el mundo tenga una banda sonora digna de una vida.